27 may. 2012

Colorear mandalas en compañía

Voy a proponeros una experiencia nueva, diferente. Simplemente se trata de reunirse con otra persona (lo ideal es que sean dos personas, pero pueden ser más), de escoger cada uno un mandala y de pintar cada uno el suyo mientras se va charlando tranquilamente. Al terminar los mandalas, se recortarían los dos en el mismo número de partes iguales y luego se harían dos mandalas pegando las partes sobre una hoja de papel.

Conviene que los mandalas escogidos tengan el mismo número de radios o que, si no es así, todos los mandalas se puedan dividir en porciones iguales respetando la simetría del mandala. Uno podría escoger un mandala de 12 radios y otro uno de 6, por ejemplo, pero el experimento no saldría si una persona escogiera un mandala de 5 radios y el otro uno de 9 o de 7.

Aquí tenéis un ejemplo de lo que podría salir. En este caso he escogido el mismo mandala base para las dos personas, pero se puede hacer también con dos mandalas diferentes. Este sería el mandala coloreado por la primera persona:

Este mandala sería el coloreado por la otra persona:


Y este mandala sería el resultado final:


Como veis, he dividido cada mandala en seis partes. Los mandalas resultantes tendrían tres partes de cada uno de los mandalas iniciales.

Después de la sesión, cada uno de los participantes tendrá un mandala igual que el de los demás, en el cual se unirá su trabajo personal con el de los demás. Será una buena forma de tener un recordatorio gráfico de ese momento, de la charla y del ambiente particular que se habrá generado al hacer ese trabajo personal a la vez.
Si alguna vez lo probáis me encantaría que me contarais vuestra experiencia.

No hay comentarios: